Navegar / buscar

Phil Kelly. Traslaciones citadinas.

Obra de las Colecciones Pago en Especie y Acervo Patrimonial de la SHCP.

 

¿París o México? Un volado definió su historia, o al menos eso cuentan aquellos que  conocieron a Phil Kelly y que sabían de la anécdota sobre cómo había llegado a México.

Kelly nació en Dublín, Irlanda, en 1950, aunque su familia se trasladó a Inglaterra cuando contaba con sólo 3 años de edad, por lo que creció y estudió en ese país. A los 17 años viajó a Kenia y a partir de ahí conoció otros países, entre ellos Portugal y México.  A este último llegó por vez primera en 1982; pero fue en 1989, cuando realizó el segundo viaje, que decidió quedarse.

Cualquiera que haya sido el motivo de Kelly para radicar en este país, lo cierto es que, a través de su arte, se convirtió en un “cronista moderno” de la ciudad. En sus obras han quedado plasmadas imágenes del México que le tocó vivir.

Traslaciones citadinas. Phil Kelly, del acervo Colección Pago en Especie y Acervo Patrimonial de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, nos acerca a esas miradas que el artista dirigió a la ciudad y su gente, a través de 19 obras. La muestra se compone

de 17 paisajes y dos desnudos, temas recurrentes en la producción artística de Kelly.
Su obra, que ha sido considerada abstracta, fauvista, postimpresionista e incluso naïf, está llena de contrastes de color y de elementos que nos permiten identificar fácilmente esos lugares que buscó representar. En sus cuadros prevalece el caos citadino que embarga a la ciudad de México, con su intenso tráfico, las marchas y el crecimiento urbano y, al mismo tiempo, es evidente que la ciudad fue para él un objeto de constante observación, inspiración y, quizá, obsesión.

La exposición incluye dos obras que probablemente corresponden a aquellos momentos en los que el artista viajó por el interior de la República Mexicana: Monterrey y Pueblo y ferrovía, ambas del 2008. El color y el tratamiento en éstas deja atrás el caos citadino, para llevarnos a un ambiente bucólico e íntimo, como el que también se percibe en Desnudo con azul y Pies nus.

Agradecemos a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y a todos aquellos que han hecho posible que el Museo Dolores Olmedo presente la obra de Phill Kelly dentro del programa de exhibiciones del 2012.