Navegar / buscar

Impulsos Modernos. Pintura en México 1840-1950

Del 1 de junio al 25 de agosto de 2013.

Impulsos Modernos. Pintura en México 1840-1950 surge de la inquietud por presentar una exposición que nos permitiera mostrar al público visitante, el universo artístico bajo el cual se desarrollaron Diego Rivera y Frida Kahlo, no sólo como la pareja que fueron, sino al mismo tiempo desde su individualidad creadora, es decir, desde su mundo intelectual-artístico.

La exhibición, que es una reunión de los grandes artistas del arte en México, propone mostrar la transición artística de la tradición académica hacia la modernidad, a través de un panorama histórico coherente de la pintura moderna mexicana, con obras excepcionales por su calidad, su cosmopolitismo, su variedad y su intensa vitalidad expresiva.

El periodo que abarca la muestra va desde 1840, con pinturas de los maestros que le dieron renombre a la Academia de San Carlos, y que entrado el siglo XX, varios de estos pintores viajaron a Europa para perfeccionar sus estudios, y su arte; hasta la irrupción o llegada a México de los artistas surrealistas que emigraron del viejo continente durante la década de los 40, tras el inicio de la Segunda Guerra Mundial y durante la posguerra, en los años 50.

La reflexión nacionalista es esencial y está presente en mucha de las obras; sin embargo, la originalidad e individualidad de cada uno de los artistas logra impulsos sumamente importantes en el proceso de modernización de la pintura en México. Es así que nos encontramos a aquellos artistas que forman parte no sólo de la historia del arte nacional, sino de la propia historia de México. Indiscutiblemente hablamos de Rivera, Orozco y Siqueiros, a quienes la historia los ubica dentro del desarrollo de la pintura mural, pero que al mismo tiempo, realizaron incursiones en las vanguardias artísticas europeas y experimentos plásticos; fueron propulsores del espíritu nacionalista y propulsores de la modernidad.

Pero no sólo ellos dieron muestras de ese espíritu modernista; también lo hicieron otros mexicanos, entre los que encontramos a Alfredo Ramos Martínez, Julio Ruelas, Olga Costa, Germán Cueto, Gerardo Murillo “Dr. Atl”, Juan Soriano, Alfonso Michel, María Izquierdo y muchos otros más, a los que se les unieron los artistas extranjeros como Alice Rahon, Wolfgang Paalen, Remedios Varo y Leonora Carrington.

Cabe mencionar que por primera vez, el Museo Dolores Olmedo destina sus salas de exhibición permanente a una exposición temporal. La decisión obedece, justamente, al objetivo de la muestra, es decir, presentar el arte de Diego Rivera y Frida Kahlo junto a la de aquellos artistas con los que compartieron el tiempo, el espacio, las inquietudes políticas, pero ante todo, un lugar en la historia del arte nacional e internacional.