Navegar / buscar

Habitaciones privadas

En 1986, cuando Dolores Olmedo decidió crear un espacio en cual exhibiría la colección de arte de su propiedad, en el conjunto de habitaciones de la casa que hasta ese momento había sido conocida como “La Noria”, se dio inicio a una nueva construcción en donde se albergarían las habitaciones que ella ocuparía. Esta construcción se ubicó al sur del antiguo casco de la hacienda y se ligó al mismo a través de terrazas y escaleras, procurando que su estructura arquitectónica se asemejara a la original, creando una armonía visual con las áreas verdes. Esta nueva casa fue habitada por Dolores Olmedo desde 1988 hasta el día de su fallecimiento, el 27 de julio del 2002, en tanto que la que había ocupado anteriormente fue habilitada como área de exhibición y, desde 1994, ha funcionado como Museo.

Doña Lola dejó estipulado que a su fallecimiento esta casa pasara a formar parte del conjunto del Museo, donando todo lo que en su interior se encontraba, para acrecentar el fideicomiso y exhibirse al público. Es por ello que los espacios han sido adaptados para que el visitante disfrute de un recorrido no sólo por la casa, sino también por la vida de su fundadora, quien durante muchos años se resistió a hablar de ella misma, dejando a la posteridad el reconocimiento a su labor como promotora y difusora del arte mexicano.

Las salas de exposición permanente llamadas Habitaciones Privadas, se encuentran ubicadas frente al Jardín de los Xoloitzcuintles. Ahí se exponen objetos que formaban parte de la decoración original de la casa, como marfiles, porcelanas, pinturas, etc. Además, con la finalidad de que el público conozca aspectos de la vida y la obra de la señora Olmedo, se presenta un buen número de fotografías, dibujos, retratos, caricaturas y documentos que permiten apreciar su trayectoria dentro de la vida del México del siglo XX.